Publicado el Deja un comentario

Consejos para esquiar por primera vez

¿Estás pensando en iniciarte en el esquí alpino

Si quieres esquiar por primera vez, disfrútalo desde el primer minuto.

Si tu respuesta es afirmativa, vale la pena considerar algunos consejos para que tu primer día sea lo más divertido posible, ¡aunque ninguno de los que hemos pasado por eso, quiere repetir ese día de estreno!


Nos vamos a esquiar por primera vez

El esquí es un deporte popular, sencillo y divertido. Como ocurre con cualquier otro juego o actividad, la mayoría de las personas que prueban a esquiar por primera vez lo hacen sólo por diversión, sin pretender ser esquiadores profesionales.

No te preocupes. Aunque sea tu primera vez, lo harás bien. Puede que no lo domines en un día, pero puede que se convierta en tu deporte. El consejo más importante que puedo darte es que tengas una actitud positiva. Si te tomas este viaje de esquí como un momento de relax, actividad y diversión, y no piensas demasiado en ser bueno, seguro que lo pasarás bien.

Me encanta esquiar, y he llevado a muchos amigos a esquiar por primera vez. Una de las mejores formas de divertirse en un viaje y de estrechar lazos con tus amigos es ir a esquiar (o a hacer snowboard) juntos.

Debido a todo el equipo que necesitas y a la inmensidad de cosas que se te pueden venir a la cabeza pensando que vas a necesitar, puede ser un poco abrumador cuando haces tu primer viaje a la nieve.

Si vas a esquiar esta temporada, aquí tienes algunos consejos para que todo vaya bien, tanto en la estación de esquí como mientras estás en las pistas. Espero que esta lista te ayude a aclarar algunas dudas y te ahorre algo de tiempo y dinero mientras te preparas.

Esquiando por primera vez, los principales consejos que debes saber

El esquí es uno de los mejores deportes para aprender si quieres experimentar la emoción de estar cerca de la naturaleza. El esquí también te enseña habilidades que son útiles en la vida real, como la velocidad y el equilibrio.

El esquí es un gran deporte, aumenta la resistencia y la fuerza, y ayuda a desarrollar la velocidad y el equilibrio. Para tu primera vez es relativamente barato ya que podrás alquilar todo el material. Lo único que necesitas es ir con ropa que aguante el agua.

En general, la ventaja de los deportes de nieve es que si sigues algunos consejos básicos, progresarás lo suficientemente rápido como para que esquiar se convierta en una experiencia muy agradable en un corto período de tiempo. Esquiar por primera vez es toda una experiencia.

Equipamiento para esquí

Equípate adecuadamente. Además de llevar ropa cómoda y adecuada, también necesitarás alquilar material de esquí y demostrarle al dependiente que eres principiante, ya que los esquís y las botas variarán según el nivel del esquiador.

Alquiler de material

Hay esquís para principiantes, pídelos en el sitio de alquiles, los esquís que tienen la pala más ancha en la parte delantera, permiten que gires sin mucho esfuerzo.

Cómo ponerte los esquís

Cuando ves a la gente que lleva tiempo esquiando ponerse los esquís casi sin mirar para el suelo parece fácil, pero NO LO ES. Cuando tienes que calzarte tú, empiezas a pensar que tus esquís están mal, que la bota está defectuosa o que no hay manera de colocar el esquí plano.

Saca la nieve de la suela de la bota y baja la palanca de la fijación

Estos son los principales pasos para ponerte los esquís sin sudar la gota gorda:

  • Elige una zona sin pendiente para mantener la estabilidad
  • Coloca los esquís sobre la nieve en paralelo
  • Comprueba que las fijaciones están abiertas para colocar las botas
  • Cierra bien las botas
  • Mira si tienes nieve pegada a la suela de la bota y retírala dando golpes a la suela con el bastón, esto es fundamental.
  • Fija las botas al esquí colocando primero la punta de la bota en la parte delantera de la fijación y luego presionando el talón hacia abajo
  • Repite la operación con el otro pie ayudándote de los bastones para no perder el equilibrio. P
  • Ahora ya puedes empezar a bajar por la pendiente, sin prisa y disfrutando de cada sensación.
Fíjate como la palanca de la fijación está hacia arriba

No te desanimes nada más empezar, insiste, sé «cabezota» y tenaz. Esquiar, puede ser una de las cosas más divertidas aunque las primeras veces no lo parezca.

Empezar a bajar la pendiente sobre los esquís

Colocar los pies algo separados distribuyendo equilibradamente el peso corporal, flexiona un poco las rodillas haciendo que la espinilla toque la bota, échate hacia delante, tranquilo, no te vas a caer.

Echa tu peso hacia delante para no coger velocidad.

Pon los esquís con forma de triángulo, las puntas delanteras casi juntas y las colas de los esquís separados.

A esta forma de llevar los esquís se llama hacer la «cuña» o la «casita».

Los bastones para esquí nunca van levantados cuando estás aprendiendo

Los bastones tienen que servir para mantener el equilibrio y nunca deben ir levantados, llévalos casi arrastrando por el suelo si hace falta, mejor que levantados y pegados al cuerpo, los brazos pegados a tu cuerpo lateralmente, un poco hacia delante y hacia abajo. Colgando.

Vemos en esta foto, claramente cómo los bastones en una postura básica de aprendizaje van por delante de ti, a ambos lados de nuestro cuerpo y con la punta hacia atrás.

También puedes observar en la foto cómo el esquiador de azul lleva los esquís en cuña para no coger velocidad, con los cantos clavados en la nievo.

El esquiador de granate parece que demuestra un poco más de técnica y tiene los esquís en paralelo.

¿A dónde debo mirar cuando voy esquiando?

La mirada siempre hacia delante, no como los chicos de la foto, debemos siempre ir mirando al punto de nuestro próximo giro, y no es necesario que miremos ni a las puntas de nuestros esquís, ni para los bastones ni para el suelo.

Hazte con el plano de pistas cuando compres los tiquets para subir en los remontes

No esquíes sin llevar un plano de las pistas.

Una vez hayas aprendido lo básico, lleva siempre contigo un mapa de la estación de esquí que puedes recoger en la taquilla. Te servirá para orientarte y para saber la dificultad de cada pista; las verdes y las azules son las idóneas para los esquiadores noveles pues tienen poca pendiente y son más anchas, mientras que las rojas y las negras están reservadas para esquiadores expertos.

Comprar el forfait

Cuando vayas a comprar los tickets para subir en los remontes (telesillas, arrastres, cabinas, cintas…) ten en cuenta que la oferta es muy variada y que puedes adaptarla a tus necesidades.

Mira la hora de llegada y evalúa si te compensa coger solo media jornada, o si por el contrario prefieres coger el ticket para varios días. Los precios varían bastante dependiendo de la opción, mira cuál te compensa más según tu situación.

Cuando compres el forfait posiblemente te preguntes si quieres comprarlo con el seguro incluido. Yo te recomiendo que lo hagas porque la diferencia no suele ser muy grande y en el caso de que tengas un accidente en las pistas todo será más fácil y menos doloroso. Los seguros privados de los que disponemos la mayoría de los mortales no cubren los deportes de riesgo y después además de estar con una pierna rota estás enfadado por la falta de información.

¿Cómo consigo mejorar mejorar y avanzar rápidamente?

Si sigues estos consejos que te he dado anteriormente podrás bajar ya suavemente por pistas verdes, no hay prisa, lo importante es que aprendas a controlar los esquís y no dejar que sean ellos quienes lleven las riendas.

Todos los que esquiamos hemos recibido consejos bienintencionados de amigos y familiares en nuestra primera jornada de esquí, pero lo idóneo es que te enseñe un monitor.

Las clases suelen ser divertidas, los monitores se esfuerzan por hacerte tu día en la nieve más fácil, te comprenden y saben qué estás haciendo mal en cada momento y te dice cómo corregirlo.

Si reservas unas clases de grupo, lo pasarán bien, la gente de tu grupo va a ser de tu nivel, os reiréis juntos mientras aprendéis y te sentirás muy cómodo aprendiendo con gente de tu nivel y con esas personas que están pasando las mismas dificultades que tú.

La clases son un poco caras pero si buscas por horas o por temporada también encontrarás ofertas. Normalmente no es posible contratar a un monitor particular, en todas las estaciones hay escuelas de esquí que son las que monopolizan las clases y fijan las tarifas por hora, a cambio tienes la certeza de que tu monitor tendrá un título certificado y que sabe de lo que habla y por supuesto progresarás más rápido, evitarás posibles lesiones y aprenderás las posiciones básicas, sin adoptar vicios o movimientos poco ortodoxos que luego son difíciles de corregir.

Mi consejo es que contrates a un monitor por horas, media jornada o por varios días. Te sorprenderán tus progresos.

Y ahora ya estás listo para empezar a esquiar

Por último, solo decirte que nadie nace enseñado, no pretendas bajar como un profesional el primer día, estira antes y después del ejercicio para no lesionarte y si no sueles hacer deporte habitualmente recuerda alternar tus bajadas con merecidos descansos.

Las cafeterías son un aliado imprescindible si vas a esquiar por primera vez, para que los debutantes puedan reponer fuerzas y comentar sus primeras sensaciones sobre la nieve. Pide un «caldito» caliente y ¡disfruta de la nieve!

Puedes escuchar este artículo en formato podcast, suscríbete para no perder ni un solo capítulo.